Según La Propia Federación

En la penúltima jornada, el fatídico 12 de abril de 1986, el Valencia necesitaba ganar en el Camp Nou pero esta vez no hubo gol milagroso de Tendillo como en 1983 y el equipo cayó derrotado 3-0. La única opción que quedaba era que al día siguiente, 13 de abril, el Cádiz perdiese en el Ramón de Carranza contra un Betis sin ninguna aspiración más allá de la de quedar por delante de su eterno enemigo (el Sevilla), pero un punto era suficiente para que los gaditanos se salvaran y por tanto empataron 0-0 contra los béticos en un partido sobre el que siempre planeó la sospecha del amaño, enviando así al Valencia al pozo de la Segunda División, categoría que el club no jugaba desde 1931. Ya confirmado el descenso, Vicente Tormo presenta su dimisión en abril y Pedro Cortés toma la presidencia en funciones hasta las elecciones en junio.

El nuevo presidente elegido es Arturo Tuzón el 3 de junio de 1986, con una política de austeridad, rectitud, pero también mucho corazón, logró una paulatina recuperación económica. Tuzón se volcó en el proyecto del ascenso y en una política de austeridad. Además recibió el apoyo masivo del valencianismo que, pese a haber descendido de categoría, casi duplicó el número de abonados pasando de 16.000 a 30.000 abonados. El primero en lanzar fue la estrella Mario Alberto Kempes pero su lanzamiento fue fácil para el portero Jennings y el valencianismo empezaba a ver más lejos el título, aunque el ánimo cambió cuando el especialista irlandés Brady también falló su disparo gracias a una gran parada de Pereira muy ajustada al palo.

Los siguientes cuatro lanzamientos ya fueron dentro, marcando por parte valencianista Solsona, Pablo, Castellanos y Bonhof, y al terminar la tanda en empate a cuatro goles se pasó a la muerte súbita con un lanzamiento más, replicas camisetas futbol niños marcado primero por Ricardo Arias de fuerte disparo sin colocación. Bastaba un gol y se hizo esperar hasta el inicio del segundo tiempo cuando Morena recogía el rechace de un disparo al larguero de Saura y marcaba el definitivo 1-0 que hacía al Valencia supercampeón de Europa, segundo título a las órdenes del técnico Pasieguito. El partido de ida se jugó el 18 de mayo en el Estadio Metropolitano de Barranquilla, terminando 1-0 a favor del Junior.

En semifinales esperaba el Nantes francés y en la ida se perdió 2-1 con gol de Kempes, pero en la vuelta se logró un espectacular 4-0 (Bonhof, Subirats y dos de Kempes) a pesar de que bastaba con ganar 1-0. La final se disputó el 14 de mayo de 1980 en el estadio de Heysel en Bruselas contra el Arsenal FC.

Milagrosamente se dieron las tres derrotas y el Valencia ganó 1-0 al Real Madrid C. F. con el mítico y agónico gol de Tendillo que salvaba a los valencianistas y daba la Liga al Athletic Club. De hecho, la firma ha sacado piezas inspiradas en esta alianza, tanto para las seguidoras del Atlético de Madrid, como para todas las mujeres que buscan sentirse cómodas y seguras en cada uno de sus encuentros diarios.

El partido fue muy duro, con poco fútbol, y terminó en empate 0-0, así que debió decidirse en la tanda de penaltis. Tal era la fama internacional de Mario Alberto Kempes que llevó al Valencia a disputar tres partidos de gira en Japón en verano de 1979, algo muy poco habitual en aquellos tiempos. El equipo notó también la falta de Morena sancionado con 8 partidos y todo ello produjo el bajón del equipo, que aun así luego remontó hasta alcanzar el 4.º puesto que clasificaba para la UEFA, pero sin luchar por el título liguero que a falta de cuatro jornadas lo tenía a solo un punto.

La primera vuelta del campeonato 1980/81 el equipo iba segundo en la clasificación y todo hacía presagiar una gran temporada, sobre todo tras haber conquistado la Supercopa de Europa en diciembre, pero una malísima racha de resultados en la segunda vuelta hicieron al equipo caer hasta el sexto puesto. El Matador no pasaba por una buena racha y arrastraba problemas físicos que le impedían rendir como lo hacía en sus primeras temporadas, incluso llegó a recibir pitos de la grada, pero no gustó su repentina venta. El Matador Mario Alberto Kempes regresó al equipo al no poder C. A. River Plate cumplir con los pagos de su fichaje y fue recibido con los brazos abiertos por la afición, pero los problemas económicos hicieron que solo se pudiera incorporar además a Idígoras.

El rival era el intratable Nottingham Forest, vigente campeón de Europa dos años seguidos y también supercampeón de Europa, y en la ida el 25 de noviembre de 1980 en el City Ground el equipo cayó 2-1, pero el gol de Darío Felman daba esperanzas de cara a la vuelta y fue muy valioso.

Aquí hay más información sobre compras camisetas futbol por internet eche un vistazo a nuestra página web.

Leave a Reply

Your email address will not be published.